El Espiritismo nace el 18 de abril de 1857 en Francia con la publicación de "El Libro de los Espíritus" por Allan Kardec, pero remontémonos un poco para contemplar los antecedentes de esta doctrina.

En los siglos XVIII y XIX sale a la palestra un nuevo fenómeno, denominado "mesas giratorias" o "mesas danzantes", basado en el movimiento de mesas sin causa aparente. Ésto atrajo a numerosas personalidades, entre ellas al conocido pedagogo francés Hippolyte-León.

Hippolyte-León Denizard se cria en una familia burguesa en Lyon, estudia y se convierte en un hombre de moral intachable y un gran estudioso.

En 1854 su amigo Fortier le persuade para que asista a las sesiones de "mesas giratorias" las cuales se encontraban en auge en esa época.

Los adeptos de ese fenómeno afirmaban que el movimiento de las mesas era producido por espíritus que deseaban comunicarse. Hippolyte al igual que muchos de sus compañeros científicos afirmaron que la espiritualidad no podía ser la causa. 

Tras asistir a la Casa Espiritual de París, para seguir investigando sobre el tema, y con la intención de encontrar cual era la causa de estos hechos; se percató de que el movimiento demostraba inteligencia, debido a que se establecía una comunicación mediante golpes, la causa no podía ser más que un ser inteligente.

Tiempo más adelante le fue indicada la misión de codificar las enseñanzas de los espíritus, adoptando el método intuitivo-racional para realizar dicha tarea.

Fue recogiendo respuestas de los espiritus, y con ellas publica "El Libro de los Espíritus".

En 1858 edita la "Revista Espírita"; el 1 de abril funda la primera sociedad espírita, la "Société Parisiense des Etudes Spirites"; y publica el resto de los libros que forman con el primero la base doctrinaria del Espiritismo: "El Libro de los Médiums", "El Evangelio según el Espiritismo", "El Génesis" y "El Cielo y el Infierno", que firmó con el nombre de Allan Kardec (nombre de su anterior encarnación como druida) por designios espirituales.

Allan Kardec desencarna el 31 de marzo de 1869 habiendo cumplida su misión hasta el final.

Tras él, vinieron numerosos investigadores y médiums que se sumaron a la causa espírita como Daniel Dunglas Home, Eusapsia Palladino, Cesare Lombroso, Sir William Crookes, Katie King, León Denis, Gabrielle Delanne, Camille Flamenarion, Charles Richet (Nobel de fisiología), etc.

En un contexto de desarrollo y difusión de la doctrina por Europa y Norteamérica se produce un pequeño cisma entre los espíritus en Inglaterra (incluyendo América del Norte) que defienden que la evolución se produce en distintos estadios del universo y no en la Tierra, y los espíritus en Francia que sí creen en pruebas y evolución dentro de nuestro planeta (palingenesia). Dicha contradicción entre ambas ramas del Espiritismo se resuelve gracias a las sucesivas manifestaciones espirituales en las que se adopta la teoría palingenésica defendida en Francia, consiguiendo así la unión doctrinaria.

 

A partir del siglo XX Brasil se consagra como núcleo de la doctrina espírita. En 1865 surgen los primeros centros espíritas, años más tarde se publica el periódico "Eco de além-túmulo", y surge la figura del Dr. Bezerra de Meneses como uno de los mayores difusores doctrinarios en el país.

Médiums como Divaldo Pereira Franco, Chico Xavier o Yvonne Amaral Pereira expanden los conocimientos espíritas en el país y por todo el planeta.

Con el pasar del tiempo han aparecido estudios por parte de la ciencia más tradicionalista, como el del Departamento de Psicologia de la Universidad de Duke que trae consigo la Parapsicología, una nueva rama científica.

Más adelante aparece la Psicotrónica, que estudia los sucesos llamados paranormales a través de aparatos electrónicos, gracias a esta rama se ha confirmado la existencia de espíritus en innumerables ocasiones.

A lo largo de este tiempo de cambios significativos y crecimiento terrestre han existido falsos médius que han encontrado su oportunidad para sacar partido y hacer negocio mediante la mentira, el Espiritismo ha sabido apartar de su ser todo lo que formara parte de engaños o rentabilidad económica.

 

Aunque las leyes naturales se han perpetuado sin ser modificadas, existen ideas que si se han cambiado, tanto por la evolución social como por los estudios de la ciencia tradicionalista y del trabajo de las asociaciones espíritas.

En nuestro planeta hay muchos hombres que se han sumado a la causa espírita. Pero todos debemos poner nuestro granito de arena para enseñar al otro la verdad que se nos ha mostrado, esta verdad es el Espiritismo.

Esté es, pues, un largo camino pero mediante el amor desinteresado podremos avanzar creando un mundo mejor y más justo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para saber más sobre las Cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulte nuestra Politica de Cookies.

  ¿Acepta las Cookies de este Sitio?
EU Cookie Directive Module Information